LA RABIA HUMANA

La rabia es una enfermedad causada por un virus, puede ser transmitida de animales a humanos y afecta a los animales domésticos y salvajes.

Cada año, la rabia mata a más de 50.000 personas y millones de animales en todo el mundo. Es transmitida a los animales y los seres humanos a través del contacto con la saliva de  animales infectados, ya sea por  mordeduras o rasguños en la piel  o las mucosas.

La rabia se disemina a los humanos por los perros callejeros que estén infectados, no por aquellos que cuenten con vacunas o a pesar de ser callejeros no sean portadores del virus de la rabia. Además, otros animales también pueden transmitir la rabia, tales como: gatos, zorros, murciélagos, mapaches y zorrillos.

Los síntomas de la rabia al inicio, no son claros, pero poco a poco se hacen notar comenzando por fiebre leve, dolor en el sitio de la mordedura, ansiedad, agitación, irritabilidad, hidrofobia o miedo al agua, aerofobia  o miedo de aire fresco, etc..

La rabia puede ser  fatal para los animales y los seres humanos, cuando no se actúa correctamente o pronto. Una vez establecida la infección, la muerte es inevitable. En tales circunstancias, la persona debe ser aislado y que los cuidados de enfermería en los últimos días.

Después de haber sido mordido por un animal uno debe tener idea de su procedencia o averiguar, es esencial para limpiar la herida adecuadamente. Además, la inmunización o aplicación de vacuna, debe comenzar inmediatamente.

El animal no debe ser sacrificado de inmediato, más bien debe ser observado por un período de al menos 10 días después de haber ocurrido la mordedura. Si el animal está vivo y bien hasta ese tiempo, es poco probable que sufra de rabia. Si el animal muere, el examen de una muestra del cerebro  de este será de ayuda en el diagnóstico y confirmación del padecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *