La fiebre amarilla

La fiebre amarilla es una enfermedad viral aguda transmitida por mosquitos infectados con el virus.

Se le dice amarilla refiriéndose a la coloración amarillenta en piel  y mucosas que se produce como consecuencia de la infección en algunos pacientes.

Se tienen 2 tipos de fiebre amarilla:  fiebre amarilla selvática y urbana

La fiebre amarilla urbana es la causa de la mayoría de los brotes de fiebre amarilla y las epidemias.

Aedes aegypti es el tipo de mosquito que normalmente lleva la fiebre amarilla de humano a humano. Las personas contraen la fiebre amarilla de la picadura de un mosquito hembra infectado. Estos mosquitos se han adaptado a vivir entre los humanos en ciudades, pueblos y aldeas. Se crían en neumáticos desechados, macetas, bidones y recipientes de almacenamiento de agua cerca de las viviendas humanas.

Los síntomas de la fiebre amarilla son fiebre alta, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares, vómitos y dolor de espalda. Las infecciones son leves, pero la enfermedad puede causar una enfermedad grave y potencialmente mortal. La ictericia, insuficiencia renal y hemorragia interna se pueden ver en tales casos graves.

No existe un tratamiento específico para la fiebre amarilla. El tratamiento tiene como objetivo proporcionar alivio de síntomas del paciente y ayudar a que este pueda aguantar el periodo que dure la enfermedad, disminuyendo hasta donde sea posible las molestias.

Es importante la vacunación contra la fiebre amarilla y el control eficaz de la población de mosquitos para impedir la transmisión de la fiebre amarilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *