Carcinoma basocelular

El cáncer de células basales, un tipo de cáncer de piel no melanoma, por lo general aparece como una protuberancia o nódulo carnoso en la cabeza, el cuello o las manos. En ocasiones, estos nódulos aparecen en el tronco del cuerpo, en forma de crecimientos planos. Carcinoma de células basales representa la mayor parte de todos los cánceres de piel en los Estados Unidos. A menudo se detecta fácilmente y tiene un excelente historial de éxito en el tratamiento.

Casi todos los carcinomas de células basales pueden ser tratados con éxito, aunque en algunos casos pueden recurrir (reaparecer después del tratamiento). Aunque este tipo de cáncer rara vez se propaga a otras partes del cuerpo, que puede extenderse por debajo de la piel hasta el hueso y causar daño local considerable si no se trata. Y, después de un carcinoma de células basales coloca a las personas en alto riesgo de desarrollar cáncer de piel adicional.

Factores de riesgo:

El carcinoma basocelular es el cáncer de piel más común en los blancos y es mucho menos común en personas con piel más oscura. Las personas que tienen este tipo de cáncer suelen tener el cabello, los ojos y la tez, y no se broncean con facilidad. Otros factores de riesgo para el carcinoma de células basales incluyen:

·      La exposición excesiva a la radiación UV (luz solar o camas para broncearse)

·            La edad avanzada

·            Hombre

·            La exposición a ciertas sustancias químicas

·            Exposición a la radiación

·            Inflamación de la piel a largo plazo o lesiones

·        El tratamiento para la psoriasis usando psoralenos y tratamientos de luz ultravioleta  

·          Historia de cáncer de piel

·        Nevos (Gorlin) síndrome de células basales (un trastorno hereditario poco común) 

 

Desarrollo del carcinoma basocelular:

Este tipo de cáncer muy tratable comienza en la capa de células basales de la epidermis (la capa superior de la piel) y crece muy lentamente. El carcinoma basocelular generalmente aparece como una protuberancia o nódulo brillante en la piel, y sobre todo en las áreas expuestas al sol, como la cabeza, el cuello, los brazos, las manos y la cara.

Los Cinco signos de advertencia del Carcinoma Basocelular

Una lesión o úlcera abierta que sangra, supura o forma una costra y permanece abierta durante unas semanas, tan solo para cicatrizarse y luego sangrar de nuevo. Una lesión persistente que no cicatriza es un signo frecuente de un carcinoma basocelular incipiente.

Una mancha rojiza o zona irritada, que aparece frecuentemente en la cara, el pecho, los hombros, los brazos o piernas. En algunas ocasiones esta mancha forma una costra. También puede causar picazón y otras veces no produce ningún tipo de molestia.

Protuberancia brillante o nódulo perlado o translúcido, generalmente de color rosa, rojo o blanco. Esta protuberancia también puede ser de color tostada, negra o marrón, especialmente en personas de cabello oscuro y puede confundirse con un lunar.

BULTO ROSADO con un borde redondeado, ligeramente elevado, y una hendidura con  costra en el centro. A medida que esta lesión crece lentamente pueden aparecer pequeños vasos sanguíneos en su superficie.

TIPOS DE TRATAMIENTO

Después del exámen médico, el diagnóstico de carcinoma basocelular se confirma con una biopsia. En este procedimiento la piel se adormece primero con anestesia local. Entonces, se extrae un trozo del tejido y se lo examina en el laboratorio con un microscopio para hacer un diagnóstico definitivo. Si se encuentran células tumorales, se requiere de un tratamiento. Afortunadamente existen diferentes métodos eficaces para erradicar el carcinoma basocelular. La elección del tratamiento depende del tipo de tumor, su tamaño, ubicación y profundidad de penetración, al igual que de la edad del paciente, su estado general de salud y el resultado cosmético probable del tratamiento.

La mayoría de las veces el tratamiento se puede realizar sin hospitalización, en el consultorio del médico o en una clínica. Por lo general, se utiliza anestesia local para los procedimientos quirúrgicos. Estos tratamientos producen un mínimo dolor o molestia, y rara vez se presenta algún malestar luego del tratamiento.

CIRUGÍA MICROGRÁFICA DE MOHS

Usando anestesia local, el médico quita el tumor junto con una capa muy delgada de tejido circundante. La capa se comprueba inmediata y minuciosamente bajo microscopio. Si todavía hay tumor presente en las profundidades o periferias de este tejido circundante, el procedimiento se repite hasta que la última capa examinada bajo microscopio esté libre de tumor. Esta técnica salva la mayor cantidad de tejido sano y tiene la tasa de curación más alta, por lo general del 98 por ciento o mejor. Se usa frecuentemente para recidivas tumorales, tumores mal delineados o en zonas críticas alrededor de los ojos, la nariz, los labios y las orejas. Después de la escisión del cáncer de piel, la herida puede dejarse cicatrizar naturalmente o podrá reconstruirse usando métodos de cirugía plástica.

ESCISIÓN QUIRÚRGICA

Después de adormecer la zona con anestesia local, el médico utiliza un bisturí para extraer el tumor entero junto con un borde adicional de piel normal a su alrededor, como margen de seguridad. Luego, la zona se cierra con puntos y se envía el tejido escindido al laboratorio para su exámen microscópico a fin de verificar que se hayan eliminado todas las células malignas.

CURETAJE Y ELECTRODESECACIÓN

Usando anestesia local, se raspa el bulto canceroso con una cureta (instrumento filoso, con forma de aro). El calor producido por una aguja de electrocauterio destruye el tumor residual y controla el sangrado. Esta técnica se puede repetir dos veces o más para así asegurar la extirpación de todas las células cancerígenas.

RADIACIÓN

Se aplican rayos X al tumor sin necesidad de cortes o anestesia. La destrucción total generalmente requiere de varias aplicaciones por semana, durante unas pocas semanas. La radiación puede ser utilizada para los tumores que son difíciles de tratar quirúrgicamente y para pacientes de edad avanzada y otras personas cuyo estado de salud es delicado.

CRIOClRUGÍA

El tejido tumoral es destruido mediante el congelamiento con nitrógeno líquido, sin necesidad de cortes o anestesia. El procedimiento se puede repetir durante la misma jornada para garantizar la destrucción total de las células malignas. El tumor es destruido y se forma una costra que cae en unos días. La criocirugía es eficaz para los tumores más comunes y es el tratamiento elegido para pacientes con problemas de hemorragia o intolerancia a la anestesia.

TERAPIA FOTODINÁMICA (TFD)

La TFD puede ser especialmente útil cuando los pacientes tienen múltiples carcinomas basocelulares (CBC). En su oficina, el médico aplica ácido 5-aminolevulínico tópico (5-ALA) sobre las lesiones. Es captado por las células anormales. Al día siguiente, el paciente regresa para que las áreas tratadas sean expuestas a una luz intensa que activa el 5-ALA. Este tratamiento destruye selectivamente el carcinoma basocelular y causa un mínimo daño a la piel normal alrededor de la lesión. Este tratamiento no es aprobado para el carcinoma basocelular por La Administración de Comida y Drogas (FDA) de los Estados Unidos.

CIRUGÍA LÁSER

Para remover las capas superficiales y una cantidad variable de capas más profundas de la piel afectada, se utiliza un láser de dióxido de carbono o erbio-YAG. Este tratamiento permite un buen control sobre la profundidad de tejido extraído, y es usado en ciertos casos como una terapia secundaria cuando otras técnicas no han tenido éxito. Este tratamiento no es aprobado para el carcinoma basocelular por La Administración de Comida y Drogas (FDA) de los Estados Unidos.

MEDICAMENTOS TÓPICOS

Imiquimod está aprobado por la FDA exclusivamente para los carcinoma basocelular superficiales, con tasas de curación por lo general entre el 80 y el 90 por ciento. La crema al 5% se frota suavemente en el tumor cinco veces por semana durante un período hasta de seis semanas o más. Es el primero en una clase nueva de medicamentos que funcionan mediante la estimulación del sistema inmunológico.

5-Fluorouracilo (5-FU) también ha sido aprobado por la FDA para los carcinoma basocelular superficiales, con tasas de curación similares. El líquido o ungüento al 5% se frota suavemente en el tumor dos veces al día durante tres a seis semanas.

Hay estudios en curso con imiquimod y 5-FU para carcinoma basocelular más invasivos. Los efectos secundarios son variables, y algunos pacientes no experimentan ninguna molestia, pero puede preverse enrojecimiento, irritación e inflamación.

CONSEJOS PARA PROTEGERSE CONTRA EL CÁNCER DE PIEL

Con una detección precoz y un tratamiento adecuado, el carcinoma basocelular puede ser curado en casi todos los casos. Pero la primera y mayor línea de defensa contra este cáncer y otros tipos de cáncer de piel es la prevención. De ahora en adelante, incorpore en su rutina de cuidados las siguientes medidas de seguridad respecto al sol:

  • Busque la sombra, especialmente entre las 10:00 am y las 4:00 pm.
  • Evite la quemadura solar.
  • Evite el bronceado, y no utilice equipos de bronceado artificial.
  • Si se expone al sol, vístase con prendas que lo protejan, incluso sombreros de ala ancha y gafas de sol con protección UV.
  • Cada día, utilice un protector solar de amplio espectro con factor de protección solar (FPS) 15 o mayor.
  • Aplique una onza – 30 gramos (dos cucharadas) – de protector solar por todas las partes expuestas de su cuerpo 30 minutos antes de cada exposición al sol. Reaplíquelo cada 2 horas o después de nadar o sudar mucho.
  • Aleje del sol directo a los niños recién nacidos.
  • Examine su piel desde la cabeza hasta los pies al menos una vez al mes.
  • Visite a su médico cada año para realizar un exámen completo de su piel.

 

 

 

 

 

 

 

 

Revisión y corrección:

Dr. Otálora García Jesús Alejandro (médico cirujano)

Dra. Zerda Condori Arely Vianka (médico cirujano)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *