Bloqueantes calcicos

Declaración de limitación de responsabilidad

La información que aparece en esta sección de medicamentos cardiovasculares fue obtenida de diversas fuentes. La intención es ofrecer información sobre ciertos medicamentos, pero no se incluyen todos los posibles usos, advertencias, efectos secundarios o interacciones con otros medicamentos y con suplementos vitamínicos y herbales. La información no debe considerarse asesoramiento médico para problemas individuales. Por favor, consulte al médico o farmacéutico para obtener instrucciones de uso.

Los bloqueantes cálcicos, o bloqueantes de los canales de calcio, se utilizan para controlar la presión arterial alta (hipertensión), el dolor de pecho (angina de pecho) y el ritmo cardíaco anormal (arritmia).

Mecanismos de acción:

Los bloqueantes cálcicos reducen el paso del calcio al músculo cardíaco y a las paredes de los vasos sanguíneos. Esto relaja los vasos. Los vasos relajados permiten que la sangre fluya más fácilmente, reduciéndose así la presión arterial.

Dosis:

Existen diversos tipos de bloqueantes cálcicos. La cantidad de medicamento necesario puede variar. Hable con el médico o farmacéutico para obtener más información sobre cómo y cuándo tomar este medicamento.

Si estoy tomando otros medicamentos:

Si está tomando otros medicamentos, éstos podrían aumentar o reducir el efecto de los bloqueantes cálcicos. Estos efectos constituyen lo que se denomina una interacción. Asegúrese de decirle al médico todos los medicamentos y suplementos vitamínicos o herbales que esté tomando, para que éste pueda informarle de las interacciones posibles.

Las siguientes son algunas categorías de medicamentos que pueden aumentar o reducir el efecto de los bloqueantes cálcicos. Como hay tantos tipos de medicamentos dentro de cada categoría, no se indica el nombre de cada uno en la lista. Infórmele al médico de todos los medicamentos que esté tomando, incluso si no aparecen en la lista a continuación.

  • Otros medicamentos utilizados para tratar la hipertensión, especialmente los betabloqueantes y los inhibidores de la ECA.
  • Medicamentos para tratar un ritmo cardíaco anormal (antiarrítmicos).
  • Diuréticos.
  • Digitálicos.
  • Ciertos medicamentos para los ojos.
  • Corticoesteroides u otros medicamentos del tipo de la cortisona.
  • Dosis grandes de suplementos de calcio o vitamina D.

Mientras esté tomando bloqueantes cálcicos, debe también evitar el cigarrillo. Si fuma mientras está tomando bloqueantes cálcicos, podría producirse un ritmo cardíaco acelerado (taquicardia). Además, algunos estudios demuestran que el jugo de pomelo (toronja) interfiere en la absorción de este medicamento por el organismo. Si piensa tomar jugo de pomelo, debe esperar por lo menos cuatro horas después de tomar el medicamento.

Hable con el médico sobre sus antecedentes médicos antes de comenzar a tomar bloqueantes cálcicos. Deben considerarse los riesgos de tomar el medicamento frente a los beneficios. Los siguientes son factores que deben tomarse en cuenta al decidir si es aconsejable tomar un bloqueante cálcico.

  • Es alérgico a ciertos alimentos o colorantes.
  • Planea un embarazo, está embarazada o está amamantando a su bebé.
  • Tiene más de 60 años de edad. La gente más joven suele tener menos problemas al tomar bloqueantes cálcicos.
  • Su presión arterial es muy baja.
  • Sufre de insuficiencia cardíaca o alguna otra enfermedad del corazón o de los vasos sanguíneos.
  • Tiene antecedentes de alteraciones del ritmo cardíaco.
  • Tiene una enfermedad del riñón o hígado.
  • Tiene una baja concentración de azúcar en sangre. Este medicamento puede reducir el nivel de azúcar en sangre si la dosis diaria es superior a los 60 mg.
  • Sufre de parkinsonismo.
  • Tiene antecedentes de depresión.

Efectos secundarios:

A veces un medicamento puede ocasionar efectos no deseados. Éstos se denominan efectos secundarios. No todos los efectos secundarios de los bloqueantes cálcicos aparecen en la lista a continuación. Consulte al médico si siente éstos u otros efectos secundarios.

Efectos secundarios comunes:

  • Cansancio.
  • Rubor.
  • Abdomen, tobillos o pies hinchados.
  • Acidez estomacal.

Efectos secundarios menos comunes:

  • Un ritmo cardíaco muy rápido o muy lento.
  • Respiración jadeante o dificultosa, o falta de aliento.
  • Mareo.
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies.
  • Náuseas.
  • Estreñimiento (especialmente al tomar verapamilo).

Efectos secundarios poco comunes:

  • Dolor de cabeza.
  • Desmayo.
  • Dolor en el pecho.
  • Piel u ojos amarillentos (ictericia).
  • Fiebre.
  • Sarpullido.
  • Encías sanguinolentas, hinchadas o doloridas.
  • Sueños muy reales.

Infórmele al médico inmediatamente si tiene alguno de estos efectos secundarios. No deje de tomar el medicamento a menos que el médico se lo indique. Si deja de tomar el medicamento sin antes consultar al médico, su estado de salud podría empeorar.

 

 

 

 

 

 

 

Revisión y corrección:

Dr. Otálora García Jesús Alejandro (médico cirujano)

Dra. Zerda Condori Arely Vianka (médico cirujano)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *