Betabloqueantes

Declaración de limitación de responsabilidad

La información que aparece en esta sección de medicamentos cardiovasculares fue obtenida de diversas fuentes. La intención es ofrecer información sobre ciertos medicamentos, pero no se incluyen todos los posibles usos, advertencias, efectos secundarios o interacciones con otros medicamentos y con suplementos vitamínicos y herbales. La información no debe considerarse asesoramiento médico para problemas individuales. Por favor, consulte al médico o farmacéutico para obtener instrucciones de uso.

Los betabloqueantes se utilizan para tratar la presión arterial alta (hipertensión), la insuficiencia cardíaca congestiva (ICC), el ritmo cardíaco anormal (arritmia) y el dolor de pecho (angina de pecho). Los betabloqueantes a veces se administran a pacientes que han sufrido un ataque cardíaco para prevenir otros ataques.

Mecanismo de acción:

  • Los betabloqueantes «bloquean» los efectos de la adrenalina en los receptores beta del organismo. Esto retarda los impulsos nerviosos que pasan por el corazón. Por consiguiente, el corazón no tiene que esforzarse tanto porque necesita menos sangre y oxígeno. Los betabloqueantes también bloquean los impulsos que pueden provocar una arritmia.
  • El organismo tiene dos principales receptores beta: beta-1 y beta-2.
  • Algunos betabloqueantes son selectivos, es decir que bloquean más a los receptores beta-1 que a los receptores beta-2. Los receptores beta-1 controlan la frecuencia y la fuerza del latido cardíaco.
  • Los betabloqueantes no selectivos bloquean tanto los receptores beta-1 como los beta-2. Los receptores beta-2 controlan la función de los músculos lisos (los músculos que controlan las funciones del organismo pero que la persona misma no puede controlar en forma voluntaria).

Dosis:

Existen diversos tipos de betabloqueantes. La cantidad de medicamento necesario puede variar. Hable con el médico o farmacéutico para obtener más información sobre cómo y cuándo tomar este medicamento.

¿Si estoy tomando otros medicamentos?

Si está tomando otros medicamentos, éstos podrían aumentar o reducir el efecto de los betabloqueantes. Estos efectos constituyen lo que se denomina una interacción. Asegúrese de decirle al médico todos los medicamentos y suplementos vitamínicos o herbales que esté tomando, para que éste pueda informarle de las interacciones posibles.

Las siguientes son algunas categorías de medicamentos que pueden aumentar o reducir el efecto de los betabloqueantes. No se indica el nombre de cada uno en la lista. Infórmele al médico de todos los medicamentos que esté tomando, incluso si no aparecen en la lista a continuación.

  • Otros medicamentos utilizados para tratar la hipertensión. Éstos podrían intensificar el efecto de los betabloqueantes.
  • Ciertos antidepresivos.
  • Inyecciones antialérgicas.
  • Medicamentos para tratar la diabetes, incluso los medicamentos orales (pastillas que se tragan) y la insulina.
  • Medicamentos para tratar el asma, la bronquitis crónica y el enfisema.

Mientras esté tomando betabloqueantes, debe también evitar comer o beber productos que contengan cafeína y tomar medicamentos de venta libre para la tos y el catarro, antihistamínicos y antiácidos que contengan aluminio. También debe evitar el alcohol, ya que puede reducir el efecto de los betabloqueantes. 

Hable con el médico sobre sus antecedentes médicos antes de comenzar a tomar betabloqueantes. Deben considerarse los riesgos de tomar el medicamento frente a los beneficios. Los siguientes son factores que deben tomarse en cuenta al decidir si es aconsejable tomar un betabloqueante.

  • Es alérgico a ciertos alimentos o. Los betabloqueantes pueden agravar las reacciones alérgicas.
  • Planea un embarazo, está embarazada o está amamantando a su bebé.
  • Tiene más de 60 años de edad. La gente más joven suele tener menos problemas al tomar betabloqueantes.
  • Sufre de una enfermedad del corazón o de mala circulación en las manos y los pies.
  • Tiene una frecuencia cardíaca baja (bradicardia) o un bloqueo cardíaco.
  • Sufre de asma. Los betabloqueantes pueden agravar esta enfermedad.
  • Tiene síntomas de rinitis alérgica estacional (fiebre del heno), bronquitis crónica o enfisema.
  • Sufre de diabetes o hipoglucemia. Los betabloqueantes pueden esconder los síntomas de una baja concentración de azúcar en sangre.
  • Sufre de una glándula tiroides hiperactiva.
  • Sufre de una enfermedad del riñón o del hígado.

Efectos secundarios:

A veces un medicamento puede ocasionar efectos no deseados. Éstos se denominan efectos secundarios. No todos los efectos secundarios de los betabloqueantes aparecen en la lista a continuación. Consulte al médico si siente éstos u otros efectos secundarios.

Efectos secundarios comunes:

  • Somnolencia o fatiga.
  • Manos y pies fríos.
  • Debilidad o mareo.
  • Sequedad de boca, ojos y piel.

Efectos secundarios menos comunes:

  • Respiración jadeante o dificultosa, o falta de aliento.
  • Ritmo cardíaco lento.
  • Dificultad para dormir o sueños muy reales.
  • Manos y pies hinchados.

Efectos secundarios poco comunes:

  • Retortijones abdominales.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.
  • Dolor en la espalda o las articulaciones.
  • Sarpullido.
  • Dolor de garganta.
  • Depresión.
  • Pérdida de la memoria, confusión o alucinaciones.
  • Impotencia.

Infórmele al médico inmediatamente si tiene alguno de estos efectos secundarios. No deje de tomar el medicamento a menos que el médico se lo indique. Si deja de tomar el medicamento sin antes consultar al médico, su estado de salud podría empeorar.

 

 

 

 

 

 

 

Revisión y corrección:

Dr. Otálora García Jesús Alejandro (médico cirujano)

Dra. Zerda Condori Arely Vianka (médico cirujano)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *