Aspirina (salicilato)

Declaración de limitación de responsabilidad

La información que aparece en esta sección de medicamentos cardiovasculares fue obtenida de diversas fuentes. La intención es ofrecer información sobre ciertos medicamentos, pero no se incluyen todos los posibles usos, advertencias, efectos secundarios o interacciones con otros medicamentos y con suplementos vitamínicos y herbales. La información no debe considerarse asesoramiento médico para problemas individuales. Por favor, consulte al médico o farmacéutico para obtener instrucciones de uso.

La aspirina es un tipo de medicamento denominado «salicilato». La aspirina se emplea para reducir el dolor, la inflamación y la fiebre. Los médicos también pueden recetar aspirina a sus pacientes para tratar o prevenir la angina de pecho, los ataques cardíacos, los ataques isquémicos transitorios (denominados «mini accidentes cerebrovasculares») y los ataques cerebrales (accidentes cerebrovasculares).

Mecanismo de acción:

La aspirina es un agente antiplaquetario, lo cual significa que impide que las células sanguíneas denominadas «plaquetas» se adhieran unas a otras y formen coágulos. Es por eso que algunos pacientes que se restablecen de un ataque cardíaco deben tomar aspirina: para evitar que se formen otros coágulos sanguíneos en las arterias coronarias. La aspirina también reduce las sustancias del organismo que causan dolor e inflamación.

Dosis:

Hay distintos tipos de aspirina con diferentes dosis. Consulte al médico o farmacéutico para obtener más información sobre cómo y cuándo tomar aspirina.

¿Si estoy tomando otros medicamentos?

Otros medicamentos que esté tomando podrían aumentar o disminuir el efecto de la aspirina. Esos efectos se denominan interacciones. Asegúrese de comunicarle al médico todos los medicamentos y suplementos vitamínicos o herbales que esté tomando, para que éste pueda informarle de las posibles interacciones.

Categorías de medicamentos que pueden aumentar o disminuir los efectos de la aspirina. No se indica el nombre de cada uno. Comuníquele al médico todos los medicamentos que esté tomando, aunque no aparezcan en la lista a continuación.

  • Acetaminofeno
  • Ibuprofeno
  • Ketoprofeno
  • Naproxeno
  • Medicamentos para la diabetes o la presión arterial alta
  • Corticoesteroides
  • Diluyentes de la sangre

Mientras esté tomando aspirina, deberá evitar las bebidas alcohólicas, porque el alcohol combinado con la aspirina puede dañar la túnica interna del estómago. Además, avísele al médico o dentista que toma aspirina antes de someterse a un procedimiento quirúrgico o dental. La aspirina reduce la capacidad de coagulación de la sangre, y tomar aspirina antes de un procedimiento quirúrgico o dental puede dar lugar a una pérdida excesiva de sangre.

Hable con el médico sobre sus antecedentes médicos antes de comenzar a tomar aspirina con regularidad. Los siguientes son factores que deben tomarse en cuenta al decidir si es aconsejable tomar aspirina.

  • Es alérgico a la aspirina.
  • Planea un embarazo, está embarazada o está amamantando a su bebé.
  • Es hemofílico.
  • Sufre de la enfermedad de Hodgkin.
  • Tiene una úlcera gástrica, una úlcera sangrante u otros problemas estomacales.
  • Tiene una enfermedad del riñón o del hígado.
  • Tiene una enfermedad del corazón o insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Sufre de presión arterial alta (hipertensión).
  • Es asmático.
  • Sufre de gota.
  • Es anémico (tiene un recuento bajo de glóbulos rojos en la sangre) o alguna vez lo fue.
  • Tiene pólipos nasales.

Efectos secundarios:

A veces un medicamento puede ocasionar efectos no deseados. Éstos se denominan efectos secundarios. No todos los efectos secundarios de la aspirina aparecen en la lista a continuación. Consulte al médico si siente éstos u otros efectos.

Efectos secundarios comunes:

Efectos secundarios poco comunes:

Acidez estomacal

Reacción alérgica

Malestar estomacal

Retortijones abdominales

Zumbido de oídos

Vómitos

 

Materia fecal oscura o sanguinolenta o sangre en la orina

 

Fiebre

 

Confusión o alucinaciones

Reiteramos, infórmele al médico inmediatamente si tiene alguno de estos efectos secundarios. No deje de tomar el medicamento a menos que el médico se lo indique. Si deja de tomar el medicamento sin consultar al médico, su estado de salud podría empeorar.

No administre aspirina a un niño o adolescente para tratar la varicela o la gripe, sin antes consultar al médico. Administrar aspirina a niños y adolescentes puede aumentar el riesgo del síndrome de Reye, que puede provocar daño cerebral y hepático.

 

 

 

 

Revisión y corrección:

Dr. Otálora García Jesús Alejandro (médico cirujano)

Dra. Zerda Condori Arely Vianka (médico cirujano)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *